Miércoles, 18 de Octubre de 2017  
Mi
23º
11º
Jue
23º
Vie
20º

Operativo Arauz: "Favaloro dijo que no lo llamáramos por las detenciones"

subzona2017-91434342111
Cuatro víctimas dieron su testimonio esta semana en las nuevas audiencias del juicio oral por los delitos de lesa humanidad ocurridos durante la dictadura militar en La Pampa, en el denominado Juicio de la Subzona 14 II. Hoy recrearon el Operativo Arauz. Uno de los declarantes dijo que, luego de las detenciones, los "vecinos conspicuos" del pueblo organizaron un asado con los jefes militares y policiales para "festejar" la razia. ¿Qué habría dicho René Favaloro cuando le pidieron interceder por los detenidos?


Los integrantes del Tribunal Oral Federal escucharon los relatos de María Antonieta Lebed, Víctor Pozos Grado, Carlos Samprón y Jorge Malán.

Las víctimas relataron lo ocurrido en julio de 1976 en Jacinto Arauz cuando el Ejército y la policía coparon la localidad para detener a docentes del colegio José Ingenieros.



"Me preguntaban si era guerrillero"
Pozos Grado es médico veterinario, ya jubilado. Cuando se produjo el siniestro operativo, era docente del colegio.

"Estaba dando clase. No me detuvieron en ese momento, si no a la tarde", dijo. Fue vendado, esposado e interrogado. "Pasé la noche en la comisaría", dijo. Luego, al día siguiente, fue liberado.

El 16 de ese mismo mes fue a ver a la docente María Lebed, también esposa de Samprón, el rector del instituto que había sido detenido. Fue arrestado. Luego de un par de días en la Comisaría de Jacinto Arauz, fue conducido a la Seccional Primera de Sana Rosa. Fue interrogado en dos oportunidades, vendado y esposado en la Unidad Regional, padeciendo golpes y un simulacro de fusilamiento. "Me acusaban de ser integrante de una célula terrorista o algo así. Algo irreal...", dijo.

El 18 de julio de 1976 fue trasladado a la Unidad Penal 4 junto a otros detenidos políticos y a sus compañeros de Jacinto Arauz.

Después, dijo, se enteró que a pocos días del Operativo Arauz hubo un asado organizado por los vecinos "destacados" del pueblo. "Festejaron nuestra detención", sostuvo.

"Lo siniestro que irrumpe"
María Antonieta Lebed tenía 26 años de edad. El 14 de julio, cuando se produjo el copamiento, tenía un nene de 3 años y un bebé de cuatro días. "Hacía solo un día que había regresado a mi casa y tenía reposo", contó.

Lebed era la esposa de Samprón, director del Instituto Secundario José Ingenieros de Jacinto Arauz y profesora de ese establecimiento. "Pasaron 41 años y no he olvidado. Recuerdo mucho...", dijo. "Fue lo siniestro que irrumpe".

El copamiento, como a la gran mayoría, los sorprendió. "Llaman a mi casa por teléfono y nos dicen que había venido el Ejército y la Policía de Santa Rosa. Mi marido decidió ir al colegio, donde lo detuvieron... Teníamos algunos indicios de que esto iba a suceder. Vivíamos en un pequeño pueblo, con poca información. Pero un amigo nuestro, Jorge Malán, nos contó que había venido a Santa Rosa y que alguien le había comentado que estaban preparando algo para venir al pueblo a ver al colegio", sostuvo.

También mencionó otros dos elementos que presagiaban el operativo. En primer lugar, la molestia de los "vecinos conspicuos" por el pedido de una monografía en el colegio. "Una profesora pidió una monografía sobre Manuel Negrín, un joven de la localidad, presuntamente integrante del ERP y que había muerto en el Operativo Independencia, piensan que hay una avanzada marxista que va a corromper a la juventud", sostuvo. En ese marco, los "vecinos destacados" se reunieron el comisario Roberto Fiorucci donde alertaron de los supuestos "guerrilleros".

También habían llegado inspectores de la Nación, luego de una "denuncia" de un profesor. "Investigaban colegios donde hubiera ideas izquierdistas... Debo decir que no soy marxista o izquierdista. Soy peronista", sostuvo.

El copamiento la aterrorizó. "A la hora y media de haber llegado a colegio, finalmente entran a mi casa. Serían como 15 o 20 y empiezan a hacer una requisa de todo. Sacan hasta el chico de la cuna...", sostuvo. "Revisaron todo y, en un momento, (el militar Carlos) Iriart me dice que estoy detenida en la casa. Me dejaron la casa totalmente rodeada. Empecé a llamar por teléfono (al colegio), pero no me respondían".

Posteriormente, ya en la tarde, la autorizaron a salir. Pero a la madrugada del otro día hicieron otro allanamiento. "Entraron a las 3 de la mañana. Ahí dije 'me van a matar'. No, no me mataron", sostuvo.

Dijo que intentó comunicarse con diferentes personalidades para conocer el paradero de su esposo y de los otros detenidos. Entre ellos a René Favaloro, quien había sido médico rural y ya era reconocido internacionalmente. "Me atiende y me dijo: 'Yo con este tema no quiero saber absolutamente nada; no me llamen por eso'", sostuvo.

Un mes después de la detención, logró ver a su marido en la Colonia Penal 4. "Lo torturaron de todas las formas posibles, con picana y submarino... Tardó un año y tres meses en salir", sostuvo.

En ese marco, la dejaron cesante "por ser persona peligrosa para la juventud", según un decreto de Videla. Además, el intendente de la dictadura la echó de la casa de Arauz por persona no grata. "Me tuve que ir a la casa de mis padres, en Médanos (Buenos Aires)", dijo.

Dijo que, al no conseguir abogados, fue a ver al defensor oficial Pedro Perotti. "Me trató mal, me decía comunista", sostuvo.

Mencionó al joven abogado Antonio Tomás "Pachecho" Berhongaray, quien intervino para que pudiera ser liberado. "Berhongaray se movió y lo liberaron", dijo. Se fueron a vivir a Necochea, de donde era oriundo Samprón.

Un integrante del consejo directivo
Jorge Malán, integrante de la comisión directiva, dijo que no fue detenido. "Fue un operativo de magnitud", recordó. "Detuvieron a cuatro o cinco docentes del colegio. Algo muy lamentable", sostuvo. "Fue muy conmovedor, para el colegio y el pueblo", sostuvo.

El sufrimiento de Samprón
El último en declarar hoy fue el ingeniero agrónomo Carlos Samprón. Era rector en el Instituto Secundario José Ingenieros. Fue detenido, encapuchado y esposado el 14 de julio de 1976 en ese establecimiento. Primeramente fue conducido a la comisaría junto a otros docentes y civiles. Luego fue llevado en la parte de atrás de una camioneta al Puesto Caminero próximo a esa localidad, donde se encontraban otros docentes, un pastor de la Iglesia Valdense y un civil.

En el Puesto Caminero fue torturado: golpes, picana eléctrica y un simulacro de fusilamiento.

El 15 de julio lo trasladaron junto a los demás a la Unidad Penal 4. De allí fue retirado en dos oportunidades, sin poder precisar el lugar, y torturado en ambas oportunidades. En la última de las sesiones de torturas le aplicaron asfixia por medio del llamado "submarino seco". Finalmente fue liberado el 30 de marzo de 1978.

"Desgraciadamente en todos los casos estuve vendado, por lo que no pude haber reconocido a los torturadores", dijo. "(En una ocasión) Me dieron un papel y firmé. Honestamente me daba lo mismo firmar cualquier cosa, porque no estaba en un proceso donde a alguien le importara cuál era la verdad", sostuvo.

Sostuvo que el juez Walter Lema lo procesó y lo mandó a juicio. "Fue funcional al grupo de tareas para reprimir lo que no era reprimible porque nosotros nunca tuvimos una actividad guerrillera", sostuvo. También cuestionó al defensor Raúl Perotti. "Fui maltratado por este defensor", sostuvo, en línea con el testimonio de otras víctimas. Posteriormente -a instancias de Fernando de la Rúa, quien 20 años después llegaría a la Presidencia- tuvo de defensor particular a Antonio Berhongaray, quien logró que fuera liberado.


Modificado por última vez en Martes, 10 Octubre 2017 14:03







Copyright 2009 | DiarioTextual.com | Todos los derechos reservados | Santa Rosa – La Pampa – Argentina
Dirección: Sergio Romano
Contacto: redaccion@diariotextual.com
Contacto publicitario: 02954 -15377691 (Vanesa Cavallotto)
DW&Streaming: Potencia Web