Lunes, 20 de Noviembre de 2017  
Lun
23º
12º
Mar
26º
Mi
29º

Un policía, en el banquillo por el crimen del cazador

safenreiderjuiciogarialdi
El Tribunal de Audiencia de Santa Rosa inició este lunes el juicio al policía Fernando Martín Safenreider, quien está acusado por el crimen del cazador Santiago Garialdi en un camino vecinal entre Lonquimay y La Gloria. "No puedo ni quiero declarar", dijo. Se escucharon los testimonios del policía Norberto García y el de un cazador, compañero de la víctima.

El debate comenzó a las 9 horas en el Centro Judicial de Santa Rosa, en medio de un fuerte operativo de seguridad. Se leyó la acusación y posteriormente se dio la posibilidad a Safenreider de defenderse frente a los jueces. Pero no lo hizo. "No puedo, ni quiero declarar", dijo, entre lágrimas.


Posteriormente, comenzó la ronda de testigos. El primero en declarar fue Norberto García, el otro policía que estuvo involucrado y que incluso fue detenido, pero como luego se demostró que no había disparado con sus armas fue sobreseído.

"No quiso hacer lo que pasó", dijo García. "Negro lo maté, me dijo, y le saqué el arma", relató García  ante los jueces.

Recordó cómo sucedieron los hechos la noche en que mataron a Garialdi. Dijo que Safenreider le mandó un whatsapp diciéndole que andaban cazadores. Fue a la comisaría y salieron en una camioneta policial. El cabo Ochoa les indicó por radio por dónde venían los cazadores.

Tomaron el camino del cementerio y llegaron a una T donde convergen dos caminos vecinales, donde se encontraron con los cazadores.

"Vámonos que nos van a cagar a tiros"
El policía dio detalles de lo que, según su versión, ocurrió instantes previos al crimen de Garialdi. "Prendí las balizas y sirenas. Les hice señas con los reflectores. Fernando se bajó y les hizo señas con las manos. Ellos hicieron una maniobra como encarándolo. Encandilaron con los reflectores a la camioneta policial. Me agaché, cargué la escopeta atrás de la camioneta y ellos aceleraron. Ahí escuché disparos de la 9 milímetros. Yo no alcancé a disparar porque pasaron muy rápido y no me dio el angulo porque me taparon unas plantas", dijo.

"Fueron segundos. Ellos venían fuerte. Hicieron 500 metros y prendieron la luz de freno. Hicieron un giro en U y ahí le dije a Fernando: vámonos que nos van a cagar a tiros, pero él estaba como shockeado. Le reiteré: vámonos la concha de tu hermana".

De regreso a La Gloria manejó García. "Fernando recibió un llamado del 101. Atendió el teléfono y se puso mal, se agarró la cabeza, empezó a llorar y dijo: "Negro lo maté". Ahí le saqué el arma. Llegamos al destacamento y estaba mal. No quiso hacer lo que pasó", aseguró.


safenreiderjuicio2
El cabo García hizo un croquis para explicar el lugar odnde sucedió el hecho.

García aseguró que antes de este episodio él había participado de otro enfrentamiento con cazadores.

"Hijos de puta, lo mataron"
Luego del testimonio del policía, se escuchó el de otro testigo directo, Mario Luján Arroyo, propietario de la camioneta cazadora en la que iba Garialdi.

Contó que era compañero de caza de Garialdi y Casabone. Hacia dos años que habían constituido el grupo de caza. "Garialdi era reflectorista y Casabone conductor".

"Ese día, a las 6 de la tarde arrancamos desde General Pico a cazar. Salimos de norte a sur. Hicimos un zigzag de calles y en un momento paramos a tirarle a una liebre y escuche un ruido de vehículo. Le dije a Santiago (Garialdi) que alumbre. El vehículo venía a 300 metros, sin luces. Casabone, que manejaba, hizo una maniobra para esquivar algo, creo que una cadena con clavos miguelitos, y en ese momento se escucharon los disparos", recordó. Y precisó que fueron "cuatro o cinco disparos" de la policía.

"Vi un fogonazo de la escopeta que tenía el que estaba del lado del volante y el que estaba del lado derecho tenía la pistola en la mano. Los dos estaban adelante. Habremos pasado a 20 o 30 kilómetros. Escuché un ruido a chapa, miré para atrás y Santiago estaba con la cabeza para abajo. Les grité: hijos de puta, lo mataron. Dimos marcha atrás para ir a un hospital y la policía se fue hacia el norte. Si hubieran querido detenernos nos hubieran cruzado la camioneta", aseguró.

En el hospital una médica le tomó el pulso a Garialdi y constató que había fallecido. Fue la misma médica la que dio aviso a la policía y a la fiscal. "Yo desarmé la carabina para que la policía no la use contra su vehículo para justificarse, como ocurrió con el caso del cazador Ramos", agregó.


safenreiderjuicio22333
Mario Arroyo, compañero de Garialdi, durante su testimonio en el juicio.

El comisario
Posteriormente declaró el subcomisario Pablo Trincheri, que al momento del hecho estaba al frente de la subcomisaría de Lonquimay. El no estuvo en la escena del homicidio, pero dio detalles de cómo encontró a Safenreider y García en la sede policial.

Dijo que Safenreider estaba mal, descompensado, pálido. Y aseguró que le retiró el arma para que no atentara contra su vida.

La acusación
Las audiencias continuarán el martes. Posteriormente hay audiencia programada para el miércoles 29, cuando declararán los peritos de Gendarmería y los abogados formularán los alegatos. Luego se determinará la fecha para dar a conocer el fallo.

El tribunal de audiencia está compuesto por los jueces Daniel Sáez Zamora, Carlos Chapalcaz y Alejandra Ongaro. La fiscal es Cecilia Martiní, el defensor José Mario Aguerrido y el querellante Omar Gebruers, patrocinante de los familiares de las víctimas.

Safenreider está imputado del delito de homicidio doblemente agravado por ser cometido por un miembro de las fuerzas de seguridad en abuso de sus funciones y agravado por ser cometido con arma de fuego, en concurso real con lesiones leves agravadas por el mismo motivo.



El crimen se registró alrededor de las 22 del domingo 24 de julio de 2016, en un cruce de caminos entre Lonquimay y La Gloria, a unos 55 kilómetros al este de Santa Rosa.

Según el relato de los cazadores, todos de Pico, en la Ford F 100 iban cuatro personas: dos en la cabina –el conductor, Andrés Enrique Casabonne, y el recolector de las liebres, Juan Costilla- y dos en los cajones de la caja –el encargado de la caza con una carabina 22 y reflectorista, Mario Arroyo, y Santiago Garialdi, reflectorista-.

Estaban cazando ilegalmente liebres europeas en las calles. En una camioneta, a oscuras, los estaban esperando los uniformados Fernando Safenreider y Norberto García, de Lonquimay.

Cuando la camioneta cazadora llegó al cruce de unas calles, recibieron los disparos policiales. Dos de esos balazos dieron en los cazadores: uno a Andrés Casabonne y otro en la cabeza a Santiago Garialdi. Después se comprobó que la camioneta de los piquenses tenía tres impactos de bala.

Las pericias de la División Criminalística de la Policía han establecido que disparó un solo policía, Safenreider.
Modificado por última vez en Lunes, 13 Noviembre 2017 17:58







Copyright 2009 | DiarioTextual.com | Todos los derechos reservados | Santa Rosa – La Pampa – Argentina
Dirección: Sergio Romano
Contacto: redaccion@diariotextual.com
Contacto publicitario: 02954 -15377691 (Vanesa Cavallotto)
DW&Streaming: Potencia Web